Corner

Tratar y relacionarte con personas es complejo, de hecho es la parte más complicada de cualquier trabajo, pero no debe impedirte alcanzar tus objetivos.

POR: Eduardo Lan, Mesa Consultores

Tratar con personas es complejo, muy complejo. De hecho es la parte más complicada de cualquier trabajo y, por ende, la multitud de problemas personales e interpersonales que existen.

¿Quién no se ha topado con alguien difícil en el camino, ya sea en el ámbito laboral o personal? ¿Alguien a quien no importa lo que hagas y siempre parece ser inalcanzable? Lo que normalmente hacemos con este tipo de personas es juzgarlas, defendernos o evitarlas, pero esto no elimina el problema ni te ayuda a ti a mejorar tu habilidad de sociabilizar con los demás y lograr tus objetivos.

Theodore Roosevelt, el vigésimo sexto presidente de Estados Unidos, dijo una vez:

“El ingrediente más importante del éxito es la habilidad de llevarse bien con las personas”. 

Esto incluye, obvia y especialmente, a las personas (o el tipo de personas) con las que actualmente no te llevas bien. 

Precisamente hoy estaba entrevistando a varios gerentes de una empresa de construcción con el fin de diagnosticar su clima laboral y me topé con un par de personas que yo consideraría difíciles.

Algunas de las personas que entrevisté fueron abiertas y comunicativas. Otras, en cambio, fueron calladas e incluso agresivas, ya sea porque su personalidad es reservada, porque no me conocían lo suficiente o porque no estaban dispuestas a abrirse, sincerarse y colaborar conmigo.

Por la razón que sea, mi trabajo exige que logre establecer una conexión y comunicación auténtica con casi todas las personas de manera tal que estén dispuestas a ser honestas y transparentes conmigo, a contarme cosas que muchas veces no se dicen abiertamente dentro de una organización para que yo logre mi objetivo de hacer un diagnóstico y asesorar a la empresa. 

Así, es necesario que logre relacionarme con ellos en muy poco tiempo e independientemente de su reacción ante mi presencia y de la mía ante su resistencia.

Cómo acercarse a las personas difíciles

A continuación te comparto seis recomendaciones que me ayudaron a entablar una conversación enriquecedora con ellos y que seguramente te servirán a ti para acercarte a otros, incluso a personas difíciles y que consideras inalcanzables.     

1.Interésate auténticamente

Una de las maneras más poderosas para acercarte a alguien y lograr que se abra contigo es interesarte auténticamente en él o ella. Hacer esto es algo muy poco común y, por ende, rompe de entrada la manera fija de ser del otro, su distancia.

Para ello, enfócate en la otra persona y hazle preguntas que denoten auténticamente tu interés en su situación de vida o laboral. 

Algunas preguntas que yo hago como consultor incluyen: ¿Qué te gusta de tu trabajo? ¿Cuáles son los retos más importantes que enfrentas? ¿Si tuvieras la autoridad necesaria qué cambios harías para mejorar?

2.Sintonízate con esa persona

Para poder establecer una conexión estrecha con otra persona es necesario sintonizarte con ella. 

Esto involucra detectar y modificar tu comportamiento (postura, tono, tema, mirada, uso de las manos, etc.) de forma tal que esté en sintonía con el otro. 

Normalmente esto es algo que hacemos automáticamente—cuando lo logramos. Sin embargo, es muy poderoso fijarse y modificar intencionalmente estos aspectos con el fin de sintonizarte con la otra persona.  

3.Métete en su mundo

Una de las razones de mayor peso por las que no logras acercarte a alguien más es porque su visión global es diametralmente diferente a la tuya. 

Cuando esto sucede es normal que no logres establecer un vínculo, puesto que, literalmente, cada uno viene de un mundo diferente. Para lograr acercarte a otro, especialmente a alguien que te parece inalcanzable, intenta meterte en su mundo. 

Pregúntate: ¿Qué es importante para esta persona? ¿Cuáles son sus intereses, preocupaciones e inquietudes? ¿Cuál es su punto de vista y por qué piensa así?

4.Escucha, recibe y valida todo lo que te dicen

Para lograr mantener y fortalecer la conexión establecida, dedícate a escuchar realmente, lo cual implica recibir, e incluso validar lo que te dice el otro. 

Pero ten claro que validar no significa estar de acuerdo, sino aceptar que el punto de vista de la otra persona es válido y valioso aunque no lo compartas. 

La próxima vez que alguien discuta contigo intenta escuchar, recibir y validar su argumento. 

Verás el inmenso impacto positivo que tiene en la conversación y la facilidad que provee para que entonces tú logres compartir tus argumentos.

5.Encuentra el punto común

Una vez que hayas establecido un puente con la otra persona y que ambos hayan escuchado realmente el punto de vista del otro, busca e identifica el punto en común, aquel aspecto en el cual ambos están de acuerdo. 

Enfócate entonces en éste e intenta construir sobre él. 

6.No te tomes nada personal

Si en algún momento de la conversación, al inicio, en medio, o al final, la persona tiene una reacción fuerte (verbal o corporal), no te lo tomes personal. 

Recuerda que cada individuo tiene una historia personal que lo hace actuar de tal o cual manera, y que esto no tiene necesariamente nada que ver contigo. 

Si no respondes ante la reacción del otro, es predecible que ésta pase y puedan continuar construyendo algo mediante la conversación.

Si te interesa aprender más sobre cómo acercarte y establecer puentes y acuerdos con cualquier tipo de persona, te recomiendo leer este libro:

Getting to Yes: Negotiating Agreement Without Giving In (Llegar al sí. Negociar sin darse por vencido), escrito por Roger Fisher, William L. Ury  y Bruce Patton.

 

 

 

Disponible en: Alto Nivel

 

1111111111 0.00 10 0 1. Rating 0.00 (0 Votes)

mapaEjército Nacional 418, piso 8, Col. Polanco 11570, México D.F.

teléfonoTel. (55) 2581 5557

Todos los Derechos Reservados, © 2013