Corner

Por: Eduardo Lan, coach y conferencista de Mesa Consultores. 

 

¿Cómo planteamos objetivos a futuro? Generalmente los empresarios, ejecutivos y empleados volteamos hacia atrás para ver qué logramos y qué no, con base en ello, establecemos objetivos futuros. En otras palabras, nos preguntamos de qué fuimos capaces en el pasado y entonces determinamos acciones para alcanzar nuestras metas en el futuro. Si los logros en el pasado fueron buenos pero no excelentes, las acciones que tomamos son mejoradas; si los logros fueron malos, tomamos acciones diferentes, y si los logros fueron excelentes, tomamos las mismas acciones. Aunque esto es perfectamente válido y útil, acabamos con resultados en el futuro que se parecen de cierta manera a nuestro pasado; es decir, obtenemos un futuro mejor o diferente, pero siempre basado en el pasado.

Realizar acciones y tomar decisiones basadas en el pasado no tiene nada de malo. De hecho, nos sirve a los seres humanos para vivir y sobrevivir. ¿Imagínense tener que actuar sin ningún conocimiento previo? Tal condición nos llenaría de miedo e incertidumbre. Basarse en el pasado nos sirve para generar una proyección financiera y para contratar a alguien con base en su currículum vitae, por ejemplo.

No obstante esta utilidad, basarse en el pasado es poco útil para generar resultados extraordinarios; es decir, fuera de lo ordinario. Para generar resultados extraordinarios se requiere basarse en el futuro primero, no en el pasado.

Charles E. Smith escribió sobre esto en la revista de negocios Business Strategy Review en un famoso artículo llamado “El Factor Merlín: Liderazgo e Intención Estratégica”.

Según la leyenda, el Rey Arturo y sus caballeros llegaron un día, sin aviso previo, a la cabaña del Mago Merlín. Al tocar a la puerta, el mago les abrió y les dijo: “adelante señores, los estaba esperando”. El Rey Arturo y los caballeros se sorprendieron ante las palabras del mago, dado que no le habían avisado al respecto. Después el Mago Merlín les dijo: “siéntense por favor. La cena está lista para ustedes”. El Rey Arturo y los caballeros se sorprendieron aún más al vislumbrar una mesa lista para ellos con exactamente el número de lugares requeridos. No pudiendo contenerse un segundo más, el Rey Arturo le preguntó al Mago Merlín: “¿Cómo pudo saber usted que veníamos y cuántos seríamos si no se lo dije?”. El Mago Merlín le respondió: “Sencillo, su majestad”. “Verá, yo soy el Mago Merlín y nací en el futuro, por lo que lo único que tengo que hacer es voltear al pasado y ver qué es lo que ya sucedió que generó este futuro”.

Este relato nos dice mucho acerca de lo que se requiere para generar resultados extraordinarios en nuestra vida personal y laboral: Empieza por el futuro, define qué se requirió para llegar ahí y toma esas acciones. A continuación algunas ideas para lograr resultados al puro estilo del Mago Merlín. 

Genera con todo tu equipo una visión sobresaliente que esté informada pero no limitada por el pasado. Para lograr resultados extraordinarios se requiere que estés dispuesto a generar junto con tu equipo, una visión sobresaliente que se salga de la caja; es decir, que no esté limitada por el pasado.

Declara esa visión a todos los vientos. Una visión no es algo que existe objetivamente en el mundo real; por ende, es necesario que la declares verbalmente de manera constante para que comiences a darle existencia y obtengas el apoyo de otros para mantenerla viva y en proceso de materializarse.

Comprométete inquebrantablemente al logro de dicha visión e involucra a otros en ese compromiso. Cuando uno plantea una visión sobresaliente, para la cual no existe evidencia del pasado, es predecible que no sepamos exactamente cómo lograrla y que tengamos contratiempos en el camino. Comprometernos de manera inquebrantable con esa visión nos permite visualizar posibles acciones y tener conversaciones que no veríamos y no tendríamos si no existiera de entrada dicho compromiso.

Haz un plan detallado desde el futuro hacia el presente de lo que se requerirá para lograr dichos resultados extraordinarios. Un futuro sobresaliente a menudo nos parece imposible. La manera de hacerlo posible es subdividirlo en pequeños logros y tareas y plantear dichos logros año por año, mes por mes, semana por semana, y día por día del futuro hacia atrás.

Casi todos los grandes logros en la historia fueron considerados imposibles en el momento que la persona que los planteó se atrevió a proponerlos. Sin embargo, fue el compromiso inquebrantable de esa persona y su futuro extraordinario lo que causó que poco a poco surgieran todas las respuestas necesarias y el apoyo requerido para lograrlo.

Si John F. Kennedy no se hubiera comprometido a enviar a un hombre a la luna en la década de los 60s, a pesar de todas las imposibilidades presentes para tal hazaña en el momento, seguramente dicho logro hubiera tardado muchas décadas más en materializarse.  

Consulta este artículo en: http://www.altonivel.com.mx/25047-genera-resultados-extraordinarios-con-el-factor-merlin

Para mayor información CONTÁCTANOS

1111111111 9.00 10 1 1. Rating 4.50 (1 Vote)

mapaEjército Nacional 418, piso 8, Col. Polanco 11570, México D.F.

teléfonoTel. (55) 2581 5557

Todos los Derechos Reservados, © 2013