Corner
POR: Eduardo Lan, socio fundador de Mesa Consultores Compromiso con la vida: como cuidar la salud y el bienestar de tus empleados genera retornos de inversión. El tema de seguridad y bienestar laboral está de moda, quizá porque actualmente se habla mucho de ello, pero seguramente también porque las empresas tienen la obligación legal de cuidar de sus empleados y la “no seguridad” les cuesta. Cada accidente o enfermedad laboral que sucede implica el pago de penalizaciones y remuneraciones, por lo que las empresas actualmente toman muy en serio este tema. Este tipo de obligaciones son relativamente nuevas, puesto que fue hasta hace poco, 1931 para ser exactos, cuando ello se incluyó de manera formal y legalmente en la Constitución de nuestro país mediante la Ley Federal del Trabajo, misma que fue revisada y modificada en 1970. Definitivamente se ha avanzado muchísimo en la materia desde esos tiempos, cuando enfermarse, lastimarse e incluso perder la vida en el trabajo era un asunto cotidiano que a nadie más que al afectado y a su familia le importaba demasiado. Hoy día existe una formulación detallada de las diferentes enfermedades profesionales y las incapacidades correspondientes, la cual establece claramente los riesgos laborales que existen y la responsabilidad patronal en torno a ellos. A manera de ejemplo, antes de la Ley Federal del Trabajo, se estimaba en la industria de la construcción que moriría al menos una persona por piso en la construcción de un rascacielos. Cuando dicha fatalidad ocurría, la respuesta común era retirar el cadáver, suplir a la persona y continuar trabajando. Ese nivel de accidentalidad y crueldad es cosa del pasado. Sin embargo, aún existe un largo camino por recorrer, puesto que las personas se siguen lastimando y perdiendo la vida, lo cual es moral y éticamente inaceptable, además de representar un problema legal y un impacto económico inmenso. Solo en estos días supimos de la muerte de un trabajador del metro y dos trabajadores de empresas relacionadas con Pemex perdieron la vida. ¿Será normal aceptar dichas fatalidades? ¿Será posible evitar los accidentes laborales graves?¿Cuáles son los beneficios de crear entornos de trabajo seguros y sanos? ¿Qué se requiere, además de lo que ya se hace, para lograrlo? Yo afirmo que vale mucho la pena hacerse éstas y otras preguntas similares. En mis 20 años de experiencia como consultor en transformación organizacional he tenido la oportunidad de trabajar con empresas como Chevron, Shell, British Petroleum, Bimbo, Jacobs Engineering y AvalonBay Construction, entre muchas otras, donde el tema de la seguridad tiene una importancia superlativa. Uno de los proyectos más exitosos que conozco fue Shell Pearl, el cual involucró la construcción de una planta petroquímica con la participación de 52,000 trabajadores de 50 países y con una docena de idiomas diferentes. Este proyecto histórico logró 77 millones de horas hombre sin accidente incapacitante alguno, lo cual les ahorró millones de dólares en costos relacionados con la inseguridad, pero también tuvo beneficios millonarios en términos de eficiencia, productividad, costos y calidad. ¿Cómo lograron tal hazaña? Transformando la seguridad y el bienestar de un requisito a una forma de ser. Hacia una cultura de seguridad Muchas empresas, incluyendo varias de México, sí le dan importancia a la seguridad. No obstante, este tema y el bienestar laboral son asuntos regulatorios, reactivos y preventivos, necesarios pero insuficientes. Ninguna cantidad de procedimientos, políticas, equipos o personal puede garantizar que la gente haga las cosas bien y trabaje de forma segura. Para ello, es necesario que las personas quieran hacerlo, lo cual implica la existencia de una auténtica y robusta cultura de seguridad, bienestar y alto desempeño que funja como un sólido fundamento, ya que de lo contrario es predecible que sigan existiendo accidentes graves y fatalidades, además de todos los impactos directos e indirectos que dicho ambiente provoca. A continuación te recomendamos 8 prácticas que realizan algunas de las grandes empresas del mundo para lograr este tipo de resultados sobresalientes. 1. El cambio empieza desde arriba Existe una regla de oro en términos de cambio organizacional que establece que los líderes deben ir primero. De lo contrario, es predecible que fracase cualquier iniciativa de cambio. Aunque no lo veamos o nos guste asumirlo, los líderes tenemos que marcar la pauta, por lo que cualquier estrategia tiene que ser encabezada y modelada primero por nosotros. 2. Crea un futuro claro y poderoso que funja como la brújula de tu organización Una razón importante por la que las personas se comportan de manera inapropiada es simplemente porque no tienen claridad acerca de la dirección, objetivos y reglas de la empresa. Asumimos que todos estamos en el mismo barco, pero le dedicamos muy poco tiempo a diseñar, crear y comunicar hacia dónde va ese barco y cómo vamos a llegar ahí. 3. Interésate auténticamente en el bienestar de tus empleados No existen fórmulas ni recetas de cocina para lograr crear una cultura de seguridad, bienestar y alto desempeño, pero algo que se acerca indudablemente es que las personas se sientan realmente escuchadas, comprendidas y apreciadas; lo cual tiene que ver con la manera en que las tratas y el esfuerzo que realizas para fomentar su seguridad y bienestar. Si logras hacer esto en tu empresa, te garantizo un mejor desempeño de parte de tu personal. Ahora, es esencial que dicho esfuerzo sea auténtico, ya que si lo haces como estrategia, cual la conocida zanahoria, es seguro que será visto y recibido con escepticismo. 4. Congruencia, congruencia, congruencia En una iniciativa de cambio nada es más importante que la congruencia. Asegúrate que cada uno de tus ejecutivos, políticas y procesos sean congruentes con el cambio que pretendes realizar, ya que de lo contrario las personas se fijarán más en las incongruencias que en tus palabras. Si hablas de confianza, no dudes de las personas ni dejes que otros lo hagan; si deseas incrementar el liderazgo, no tomes tú todas las decisiones importantes; si quieres lograr una cultura de puntualidad, no llegues nunca tarde a una reunión ni permitas que otros lo hagan. 5. Asegúrate que todos hablen el mismo idioma Para lograr generar cambios sustanciales es necesario crear hábitos, los cuales se consolidan mediante la repetición y exposición continua a las nuevas maneras de ser y operar de la empresa. Un instrumento muy importante para tener éxito es la comunicación. Asegurarse que todos hablen el mismo idioma involucra comunicación verbal (conversaciones formales e informales, retroalimentación continua, juntas y reuniones, etc.), escrita (manuales, procedimientos, lineamientos, correos, memorándums, etc.) y visual (cartelones, letreros, anuncios, señalamientos, etc.). Entre más exposiciones existan, mayor probabilidad tienes de que ello se vuelva la conversación preponderante en tu organización y, por ende, su realidad. 6. Capacita constantemente a tu personal Si quieres tener empleados y equipos de trabajo de alto desempeño, es esencial que capacites a tu personal constantemente. Ninguna persona en tu empresa lo sabe todo, y todos necesitan aprender nuevas habilidades, tanto técnicas como humanas. Además de que las personas aprecian muchísimo la buena capacitación que reciben, ésta genera inmensos beneficios a mediano y largo plazo para la empresa. 7. Pon reglas claras y aplícalas religiosamente Un interés auténtico en tu personal no está peleado, y de hecho va de la mano, con la disciplina y excelencia operativas. Además de enfocarte en fomentar un entorno seguro y sano para las personas mediante tu trato hacia ellos y los esfuerzos que realizas, es igual de importante poner reglas claras y aplicarlas religiosamente de manera que todos en la empresa sepan qué está y qué no está permitido y le den la importancia que merece. 8. Ten un enfoque integral Finalmente, recuerda que crear una cultura de seguridad, bienestar y alto desempeño es un tema complejo que requiere de múltiples estrategias y soluciones. Uno de los mayores errores que encuentro en mi trabajo como consultor es la predilección que tienen algunos empresarios y directivos por un solo enfoque, desechando la utilidad de todos los demás. Para resolver un problema complejo se requiere una (o varias) solución compleja, lo cual involucra un enfoque integral que atienda todos los aspectos de una organización: el personal, el conductual, el sistémico y el cultural. Aunque la seguridad en el trabajo tiene sus orígenes en requerimientos legales, hoy día se sabe que implica mucho más que una responsabilidad patronal. Cuidar y velar por el bienestar de tus empleados no es solo lo correcto y necesario, es una inversión inteligente en tu negocio que con el tiempo y por añadidura generará múltiples retornos para tu empresa. Si te interesa aprender y mejorar la cultura de seguridad y bienestar en tu organización, te recomiendo leer el libro: “Safety 24/7: Building an Incident-Free Culture” (Seguridad 24 x 7: construir una cultura libre de incidentes) escrito por Gregory M. Anderson y Robert L. Lorber, Ph.D. Cuidar y velar por el bienestar de tus empleados no es solo lo correcto y necesario, es una inversión inteligente en tu negocio. Disponibe en: Alto Nivel
1111111111 0.00 10 0 1. Rating 0.00 (0 Votes)

mapaEjército Nacional 418, piso 8, Col. Polanco 11570, México D.F.

teléfonoTel. (55) 2581 5557

Todos los Derechos Reservados, © 2013