Corner

Diagnóstico: Siete de cada 10 no son líderes, lo que provoca la fuga de 40% de la productividad y hasta la quiebra de empresas

___________________________________________________________________________________________________________

 

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia entre un jefe que es líder y uno autoritario, impuesto y sin habilidades?

La realidad es muy dura: en México, 70% de los directivos no tienen liderazgo, no saben escuchar, sólo mandan y esperan que los subordinados digan “entendido”, sin repelar; características que definen a un jefe estrellado o autoritario.

Únicamente 30% tienen las características para ejercer una dirección efectiva, marcada por el trabajo en equipo, saber escuchar, comunicar de forma eficiente y humildad para reconocer que el jefe no lo sabe todo y requiere de sus colaboradores para cumplir con las metas de la empresa.

Éstas son las conclusiones de un análisis de Mesa Consultores, una firma dedicada a procesos de transformación organizacional, el cual reveló que entre las compañías de nuestro país existe una “falta notoria de liderazgo”.

Eduardo Lan, especialista de dicha empresa, explicó que  la mayoría de los jefes aplican un sistema de liderazgo viejo, basado en la autoridad, imposición, miedo y en frases como “yo tengo el poder” y “así se hacen las cosas, porque yo lo digo”.

Ante lo cual, apuntó, sus colaboradores deben responder: “Todo está bien” y “no hay ninguna duda”.

“La experiencia muestra que sólo tres de cada 10 jefes cuentan con liderazgo, el cual ejercen a través de una comunicación eficiente, desarrollo de objetivos y habilidad para escuchar.

“Pero, sobre todo, tiene que ser humilde para reconocer que no puede ni sabe hacerlo todo, por lo que debe escuchar, analizar, dirigir y convertir las propuestas y aportaciones de sus colaboradores en logros y metas cumplidas”, señaló Eduardo Lan.

A su vez, Margarita Chico, directora de Comunicación de Trabajando.com, explicó que la falta de liderazgo entre los jefes procova entre las compañías la pérdida de hasta 40% de su productividad.

“Esto es muy común y llega a tal grado que también es una causa de renuncia y pérdida de talento para las organizaciones, lo cual puede llevarlas a la quiebra”, dijo.

Cifras clave:

• 19% señala que lo más desagradable de su jefe es que no comunica de manera adecuada; 14%, que no reconoce su trabajo; 13%, que “pide todo para ayer”; 11%, que no afronta ni resuelve los problemas; 11%, que no escucha; y 9%, que es injusto.

• 20% de los mexicanos considera que la flexibilidad laboral es la característica más apreciable de los directivos; 16%, la confianza en sus empleados; 13%, su nivel de competencias o habilidades; y otro 13%, la autonomía que ofrecen a sus empleados para realizar el trabajo, reveló un sondeo de la red de universidades Universia.

¿Qué le dirías a tu jefe?
Una encuesta del sitio web Trabajando.com reveló que:

• El 32% de los mexicanos. Le contestaría: “Váyase muy lejos y déjeme hacer mi trabajo”.

• El 25%. Le gritaría: “¡Renuncio!”.

• El 24%. Tiene ganas de decirle: “Quiero ser como usted”.

• El 15%. Le exigiría: “¡Hágalo usted mismo!”.

• El 4%. Le gustaría decirle: “¡Lo quiero tanto!”.

• ¿Por qué tienes comentarios negativos hacia tu jefe? El 54% respondió: porque cree que “sólo él es capaz de hacer las cosas bien”.

• El 23%, porque necesita que alguien no le diga: “bueno” todo. Y 14%, porque su jefe lo  molesta todo el día.

Ranking de los jefes tóxicos
La especialista en recursos humanos S onia Muriel en su artículo ¿Qué tipo de jefe tóxico conoces?  reveló que existen:

• El Jefe Veleta. Cambia de decisión según la dirección del aire, contexto, persona o tema en cuestión. Es imposible que piense lo mismo si le preguntas varias veces por un tema y no recuerda lo que dijo ni lo que pensaba.

• Paternalista. Trata a sus empleados como hijos. Es muy querido pero no ayuda a desarrollar la autonomía, proactividad y desarrollo profesional de las personas que cobija.

• Ventilador. Tiene una habilidad innata para dispersar las responsabilidades, problemas y malos resultados entre todos los que le rodean. Siempre encuentra un chivo expiatorio cuando mete la pata.

• Vividor. Se mueve como un parásito del trabajo ajeno. Su jornada consiste en asistir a reuniones y hacer que parezca que está laborando.

• Jekyll y Hyde. Puede pasar de ser el jefe más encantador del mundo, quien se sabe la fecha de cumpleaños de sus empleados, a una persona perversa que vocifera y genera miedo.

• Peter Pan. Vive en un mundo de fantasía. Es posible que en los pasillos se libre una verdadera batalla campal, pero cuando le preguntan cómo van las cosas, responde: “Todo va genial” y “la gente es feliz”.

Tips para negociar 

1. Platica con tu jefe o superior
Haz una cita, dile cómo te sientes y lo importante que es recibir retroalimentación de su parte. Evitar el tono de reclamo.

2. Reúne pruebas
Si él considera que no haces bien tus tareas, elabora un informe o estatus semanal acerca de todas tus actividades y metas cumplidas.

3. Nada personal
Cuando haya comentarios negativos, busca un espacio para mostrarle tus logros. Separa las emociones del trabajo; ¡no te tomes nada personal!

4. ¿Renunciar?
Evalúa si tu puesto responde a tus metas profesionales, eco­nómi­cas y per­sonales. Analiza; si la relación laboral es mala,  se vale renunciar.

Por: Mario Mendoza/ @MarioFinanzas

 

Publicado por: Publimetro

Este artículo lo puedes encontrar en: http://publimetroempleos.com.mx/tengo-un-jefe-estrella-o-estrellado

 

Para mayor información CONTÁCTANOS

 

1111111111 0.00 10 0 1. Rating 0.00 (0 Votes)

mapaEjército Nacional 418, piso 8, Col. Polanco 11570, México D.F.

teléfonoTel. (55) 2581 5557

Todos los Derechos Reservados, © 2013